Evaluación de un nuevo año como redactora freelance

Durante un tiempo he tenido el dominio inactivo por problemas con el alojamiento, pero también he «abandonado» mi propio blog en lugar de nutrirlo de contenidos interesantes que puedas leer. He continuado, sin embargo, con mi actividad como redactora freelance.

Puedo decir que justo antes del confinamiento empezaba a tener mucho trabajo de redacción. Justo un mes antes me llegaron más proyectos en los que trabajar que los que me habían llegado en mucho tiempo, en un año que empezaba siendo regular-estable, pero se declaró la pandemia y la actividad decayó.

Dos nuevos clientes, y uno que había vuelto, decidieron no continuar con ello. Alguno tuvo que recortar gastos y parar la actividad. Me quedó mi actividad como Account Manager en Namemotion, estable desde hace unos años, y algún cliente más con el que llevaba trabajando un tiempo. Hicimos la conferencia de marketing anual de forma virtual.

Llegó un nuevo cliente, para el que trabajé durante 4 meses y después dejó de pedirme artículos sin decir absolutamente nada. Eso sí, después le mandé la última factura y la pagó. Sin decir nada. Comprobé la publicación de artículos para ver que no sucedía nada con ellos, y los había publicado tal cual. No podemos especular, quizá encontró a alguien que le cobrara menos, quizá empezaron a hacer los artículos ellos mismos, nunca se sabe.

Curiosamente, volvió un cliente anterior que también había dejado de pedirme artículos sin ninguna explicación ni contestación (son los 2 únicos casos que he vivido en esta profesión) y me demostró que nada es lo que parece. Quería que hiciera una serie de trabajos para él que en esos momentos solo pediría a alguien de confianza. Después descubrí esto mismo por algo que sucedió. Descubrí que muchos de mis clientes sí que confían en mí, más de lo que imaginaba.

En la actualidad, y en medio de una pandemia, sigo en mi trabajo de redactora con algún cliente. Y como siempre unos vienen, otros van, otros vuelven. Puede que sea un año flojo, pero ya vendrán otros mejores. No hay que quejarse si seguimos la actividad.

¿Te animas a contar tu año en tu actividad, trabajo o negocio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *